Columnas Presidente

Los Ríos: una región de inmigrantes

Nuestra región puede enriquecerse de esta conjugación de culturas…

Nuestro país está construido por inmigrantes de todo el mundo que han llegado a Chile en distintas épocas, por distintos medios y con distintas motivaciones. Los Ríos no escapa a esta realidad. Desde el proceso de colonización por parte de inmigrantes alemanes en la zona, la región se ha visto en crecida sustancial de ellos.

Desde hace un tiempo, ya no es extraño ver a personas de raza afroamericana caminando por nuestras calles, e inclusive ya están trabajando en los sectores más rurales de la región. Según la última encuesta CEP que midió los meses de abril y mayo de este año, las cifras registraron un aumento de los inmigrantes en el país. Junto a la región de Tarapacá y la Metropolitana, la región de Los Ríos fue la tercera que porcentualmente más aumentó en las personas extranjeras residentes, liderado por haitianos y venezolanos.

La realidad en Los Ríos también ha estado marcada por el éxodo de muchos jóvenes que se desplazan a otros lugares del país o migrando del campo a la ciudad, producto del aislamiento, la falta de conectividad o la dificultad de desarrollo tecnológico, entre otros factores. A raíz de este nuevo escenario, es que se ha abierto la posibilidad de recibir y acoger a los inmigrantes que han llegado a nuestra región en búsqueda de trabajo y mejorar su calidad de vida, tanto para ellos como para sus familias.

Los Ríos y el sector silvoagropecuario necesita de los inmigrantes. Nuestra región se puede ver beneficiada de esta mano de obra y además enriquecerse de esta conjugación de culturas, que aporta al desarrollo de la nación desde distintos ámbitos, todos necesarios para el crecimiento del país.

Los inmigrantes tienen los mismos derechos y deberes que los chilenos, y deben cumplir con un permiso de extranjería y las autorizaciones correspondientes,. También, es importante recordar que la ley establece que dentro de cualquier empresa que reciba extranjeros, el total de ellos no puede exceder del 15% de la mano de obra total en empresas con más de 25 trabajadores.

Como Saval FG, creemos que además es necesario brindar una capacitación adecuada, en especial con el tema del idioma, ya que los haitianos se ven enfrentados a un idioma y cultura muy ajena a su realidad, la cual no debe ser impedimento para anhelar un futuro más digno.

Víctor Valentin

Presidente Saval FG