IMG_1244-min

Por Víctor Valentin, presidente de SAVAL FG

Hemos sido persistentes con nuestra postura frente al alza desmedida e inédita de los avalúos agrícolas para el 2020 que tienen una subida sin precedentes y que no guarda relación con el desempeño económico del sector en la zona Sur del país. Diversos actores gremiales y especialistas en la materia han sido claros en afirmar que es una medida que no tiene sustento y que debe suspenderse o modificarse.

Sin embargo, nos hemos encontrado con un Ministerio de Hacienda sesgado por un Servicio de Impuestos Internos (SII) obtuso y porfiado, incapaz de darnos respuestas satisfactorias a esta situación que afecta a la mayoría de los agricultores (52%). Si comparamos el reavalúo actual con el último del año 2016, se aprecia un incremento promedio enorme de 132% en cuatro años, comparado con un 25% en los siete años anteriores.

Encontramos una desprolijidad nunca antes vista los cálculos que el Servicio de Impuestos Internos (SII) ha realizado y no se enfocó en la realidad de los agricultores, sino que más bien en la especulación inmobiliaria de las ventas de parcelas de agrado.

Los avalúos fiscales no son una tasación comercial, ni distinguen la capacidad de gestión de los propietarios, como ocurre en las tasaciones bancarias, que tienen por finalidad evaluar el riesgo para una operación financiera con un empresario.  Usar tasaciones bancarias como fuente de información o transacciones de predios que pasan al sector inmobiliario, que pagan sus impuestos correspondientes y salen del sector productivo, es un error y puede inducir a interpretaciones equivocadas.

La posibilidad de recurrir a través de reclamaciones  en las ofIcinas del SII, ante el alza, no es una alternativa real, toda vez que el país está bajo un Estado de Excepción Constitucional de Catástrofe por Pandemia, que restringe en forma severa las posibilidades de desplazamiento de las personas, limitando también los horarios de atención en oficinas públicas y privadas, las que operan con menos funcionarios y bajo condiciones que fomentan el distanciamiento físico. Estos trámites de carácter presencial para aportar  antecedentes,  exponen de forma innecesaria a un eventual contagio a los afectados y funcionarios del Servicio

Cabe recordar que en tiempos de pandemia, el país, mas que nunca, requiere del compromiso y aporte de los agricultores para mantener e incrementar la producción de alimentos, motivo que debiera ser más que suficiente para proteger la actividad y no golpearla con esta severidad. Por lo que solicitamos y proponemos suspender la aplicación de los nuevos avaluos y revisar para modificar la metodología de cálculo para evitar que una situación similar se repita en el futuro.

Saval Federación Gremial Región de Los Ríos