ActualidadColumnas PresidentePopular

Consumo de carne en tiempos de pandemia

Víctor_valentinVíctor Valentin

Por Víctor Valentin, presidente de SAVAL FG

Tal como lo ha explicado en innumerables ocasiones el ministro de Agricultura, Antonio Walker, “el campo no puede parar”, y desde el comienzo de la pandemia se dieron dieron claras señales de que la distribución de alimentos en el país no escaseará, y que con el paso
de las semanas se ha demostrado cabalmente.

Y es que en los campos se han tomado todas las medidas necesarias para dar garantías a los trabajadores de no contagiarse con el COVID-19, lo que se ve reflejado con el bajo número de casos, por no decir que ha sido casi marginal de casos existentes de personas infectadas. Un esfuerzo que vale la pena destacar y agradecer, ya que tenemos la responsabilidad de ser el primer eslabón en la cadena productiva.

Pero no debemos ser ciegos, se vienen tiempos complicados en donde la economía podría entrar en recesión y los problemas aumentarán. El menor crecimiento económico previsto para 2020, los cierres generalizados de restaurantes y hoteles, así como una reducción en el turismo y viajes como consecuencia de la pandemia, afectarán negativamente la demanda de carne vacuna. Los consumidores probablemente cambien a fuentes de proteínas más baratas y ajusten los patrones de comidas.


No obstante, la necesidad del ser humano de alimentarse no decaerá, por lo que tenemos un tremendo desafío de identificar ideas innovadoras que potencien la proteína animal con valor agregado, y en este contexto, la producción bovina de carne tiene un rol muy importante que cumplir. No esta demás recordar que el COVID-19 tendría un origen zoonótico, es decir, que pasó de un huésped  animal (un murciélago) a uno humano.

Conocemos el real interés de los productores de carne bovina de nuestra región por buscar instancias que les permitan aumentar sus posibilidades de ser competitivos en el mercado local. Como gremio hemos avanzado en generar nuevas herramientas relacionadas con la asociatividad. Estamos en tiempos adversos donde es difícil competir por volumen o por precio, pero sí es factible distinguirnos con productos diferenciados por calidad, inocuos e incluso beneficiosos para la salud, amigables con el ambiente y con sistemas productivo acordes con las exigencias de Bienestar Animal. Ventajas que nos destacan por sobre otros países.

Nuestro gran desafío es contar con una masa ganadera que nos permita competir y que los ganaderos tengan una participación en toda la cadena, y en el mediano plazo, exportar un producto que se identifique con la Región de Los Ríos. Pasada esta crisis, el dinamismo aparecerá para una industria tan esencial como es la cárnica y cuando todo vuelva a la normalidad, esperemos que las lecciones aprendidas nos sirvan de base para mejorar las
expectativas del sector.

Saval Federación Gremial Región de Los Ríos